Ofensiva europea para garantizar el vapeo como alternativa a dejar de fumar

Hace seis años ‘vapear’ se convirtió en la palabra del año para el diccionario de Oxford. Más allá de la semántica esta acción llevaba asociada la particularidad de usar vapeadores para dejar de fumar por lo que empezaron a proliferar negocios, en su mayoría franquicias, en las ciudades españolas que garantizaban dejar este poco saludable hábito. Incluso primero en locales y luego en terrazas, cuando prohibieron fumar dentro de bares y restaurantes, aparecieron vapeadores convencidos con este nuevo método. Aunque la mayoría de negocios sobra vapeo cerraron poco después, es lo que pasa con la ley de la oferta y la demanda, todavía siguen presentes las reivindicaciones de los que se han dejado seducir por este sistema de producir humo sin consumir tanta nicotina.

En concreto, miles de usuarios y unas 23 asociaciones de vapeo fundaron la World Vapers’ Alliance (WVA) para dar a conocer sus reivindicaciones ante las autoridades y entre sus acciones está la campaña Back Vaping. Beat Smoking (Apoya el vapeo, vence al tabaco), iniciada en junio, para recordar que “la mejor forma de combatir el tabaquismo es promover el vapeo como parte de las políticas públicas de salud”.

Aseguran que la revisión de la directiva de productos del tabaco determinará la adopción de medidas que podrían limitar el acceso de los fumadores a herramientas que les permitan dejar de fumar, como el vapeo. Por eso, la plataforma cree que estas limitaciones podrían causar que millones de vapeadores volviesen a fumar debido al aumento de los impuestos, la prohibición de los sabores y otras restricciones. Así indicaron que se podrían salvar 19 millones de vidas en Europa, 2,5 millones en España, si el vapeo se regula conforme a sus peticiones y se convierte en alternativa al tabaquismo.

Para dar a conocer sus reivindicaciones la plataforma inició en Barcelona una ruta europea con su Vape Bus que seguirá por las principales ciudades europeas, como Milán, Munich, Berlín, Londres, Ginebra o Bruselas, donde finalizará su viaje para entregar en el Parlamento Europeo un manifiesto de apoyo al vapeo. Se quiere incidir en la campaña de que políticas de cada gobierno para facilitar políticas a favor del vapeo puede salvar vidas. Una forma diferente de intentar conseguir que ‘vapeo’ vuelva a ser reconocida como palabra del año.

Originally published here.